MEDIACIÓN Y NEGOCIACIÓN

La Mediación es un sistema de gestión y resolución de conflictos que puede ser alternativo, complementario o independiente al sistema judicial. Es un método de resolución de controversias, por lo que dos o más partes con ayuda del mediador, intentan alcanzar un acuerdo. Su regulación legal la encontramos bajo la Directiva 2008/52/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 21 de mayo de 2008, la cual fue transpuesta en nuestro país mediante la Ley 5/2012, de 6 de julio, de mediación en asuntos civiles y mercantiles y la Ley 1/2009, de 27 de febrero, reguladora de la Mediación Familiar en la Comunidad Autónoma de Andalucía.

El mediador es un profesional, formado específicamente en el campo de la mediación y la negociación, éste dirigirá el proceso y cuidará de que se lleve a cabo con todas las garantías que marca la ley. Se trata de un proceso que se estructura en sesiones basadas en la reunión con los mediadores. Es rápido y no costoso, flexible y personalizado dependiendo de las necesidades de las personas y que cuenta con plena garantía legal.

Los acuerdos de mediación, tienen la validez legal de contrato privado entre las partes, con la posibilidad de acudir al notario o al Juez para convertirlos en documento con fuerza ejecutiva.

La Mediación se puede llevar a cabo en el ámbito civil y mercantil, en materias contractuales, relaciones de carácter mercantil, en consumo o de la propiedad horizontal.

En el ámbito familiar y herencias puede ser objeto, por ejemplo; divorcios, separaciones, liquidación del régimen económico matrimonial, guarda y custodia, conflictos hereditarios, conflictos entre familiares, conflictos en la empresa familiar, etc.

La mediación vecinal. Las relaciones de vecinos son un foco común de conflictos para los que no siempre existe una salida acorde al problema por la vía judicial.